Me desayuno esta  mañana mi cafelito con una noticia que parece encender las alarmas del Turismo Rural. La noticia  de Hosteltur habla de que la facturación cae  10 puntos y que se   teme el cierre masivo de alojamientos.

Mi pregunta es si a estas alturas de la película uno debe alarmarse  con este tipo de  titulares. Creo que no es tan fiero el León. No es una situación que sea tan cambiante desde hace unos meses a la situación actual.

¿Que parte de este sector puede afrontar el futuro con un claro optimismo?  ¿ Tanta diferencia hay en la contracción de demanda del Turismo Rural con el Turismo Urbano?

Sin duda la situación no es buena para un producto cuyo principal consumidor  en mayor o menor medida tiene que realizar equilibrios cada vez mayores para poder llegar a fin de mes. Pero sucede igual en la hotelería de costa y en  la urbana para  los incrédulos  el futuro cercano nos lo mostrará con titulares y nombres propios ( al tiempo).

Una cosa es que no tengamos que entonar el “sálvese quien pueda”  y otra es que no tengamos que ser conscientes de los problemas y fallos con el que  uno debe enfrentarse a diario.

¿Que hay una  más que sobre dimensionada oferta de alojamientos rurales? Creo que pocos pueden dudarlo

¿Que la comercialización de los mismos sigue siendo un problema que en casos ahoga al propio negocio? En mi opinión  continua siendo el principal problema

¿ Que  el intrusismo  y poco control , machaca aún más esta oferta? Sin duda, como lo haría si uno habla  hoteles tradicionales.

Aún así  los propietarios no deben tirar balones fuera.  Mucho de los problemas de su situación  los conlleva una visión excesivamente complaciente de un NEGOCIO. Porque si bien para muchos propietarios  el Turismo rural es una opción de vida para muchos otros es un negocio con el que quieren ganarse la vida.

¿Cuantos  alojamientos rurales lanzan previsiones anuales,mensuales, trimestrales  de  su negocio? ¿ Cuantos  someten sus precios a  revisión en función de la  posible demanda para buscar más rentabilidad ( sin tener que sentirse culpables)? ¿ Cuantos marcan una estrategia de donde y como estar?

Primero uno se responde ante estas preguntas y luego damos el paso de  buscar culpables entre aquellos que  han preferido la foto y la noticia,  a la lógica y la planificación sostenible del Turismo Rural.

Como digo no creo que  crea alarma sea la fórmula para que  la reflexión llegue al Turismo rural. Más bien creo que la alarma generaría un  Totum Revolutum del que  muchos  “buscavidas” querrían sacar partida.

Y es que cuando la alarma colectiva  se lanza  la lógica no se impone.  Creo que  se debe continuar trabajando en pro de la Calidad,la diferenciación  y la búsqueda de la rentabilidad  y dejar  las alarmas para comprar barato y especular a los nuevos visionarios que pretenden que  lo que antes costaba vender a 60  euros ahora  debe venderse a 30 euros en pro de generar  nuevos clientes para un producto en crisis.