La “vivencia” hotelera empieza por la nariz

 

La entrada en el mercado turístico de la  amplísima oferta de cajas de “Experiencias” va a terminar  por desgastar el termino. Según la Real Academia  Española  Experiencia  es:  “  El hecho de haber sentido, conocido o presenciado alguien algo.”

Con el fin de no caer en el más de lo mismo que habituamos a usar en el Sector Turístico, prefiero añadir el termino “Vivencia” que  según la misma academia es:  ” El hecho de experimentar algo y su contenido.”

Cuando uno se para a analizar  ¿ Como me diferencio de mis competencia? ¿ Que hago para que el cliente cuente con un ” RECUERDO” positivo de su estancia?, rápidamente solemos pensar en la importancia de :

  • Atención
  • Limpieza
  • Decoración
  • Servicio
  • Iluminación
…Y un largo listado  que conforman sin duda  la preocupación  básica de cualquier gestor de alojamientos. Todos estos  conceptos forman parte de  que esa vivencia sea positiva o negativa y que ese recuerdo  sea más o menos fuerte.
De forma habitual nos centramos en   la preocupación de  que esas VIVENCIAS  estén unidas  a lo visual pero los sentidos no terminan en la vista.
La  aparición en escena del  Sensory Marketing  ha llegado hace tiempo a numerosos negocios y comienza a abrirse camino en el sector  turístico.
Según   la estudios de la  Rockefeller University  las capacidades de afectación y recuerdo del ser humano son del 5% de lo que ve, el 2% de lo que oye, el 1% de lo que toca y un 35% de lo que huele.
“Vamos que en muchas más ocasiones de las que pensamos compramos !por narices!”
Estos datos como digo, influyen no solo en el momento de la compra sino en la VIVENCIA del cliente en  un establecimiento por lo que pasa a  grabarse en el recuerdo de forma potente.
Desde hace un tiempo son muchas las empresas que  apuestan por el nuevo marketing sensitivo y muchos los negocios que han entendido que  una importantisima forma de diferenciarse de su competencia empieza por  el olfato.
Y es que es cierto que cuando uno entra en un cine parece esperar el aroma de las palomitas igual que espera el aroma a pan reciente de la panadería o a  un suave perfume de niño en el lineal de  pañales  de una gran superficie.
Muchos de esos aromas son producto del marketing de la empresa que  sabe  de la importancia de grabar esa VIVENCIA en el cliente.
Cadenas como Mango o Misako  lo trabajan desde hace tiempo haciendo que  de forma inequívoca el aroma vaya relacionado directamente a su marca. Podrías entrar en su tienda con los ojos cerrados y saber que tienda es.
El sector turístico puede y debe tomar esta nueva tendencia como una potente arma de diferenciación  y de fidelización para sus propios clientes.
Algunos son los hoteles que han iniciado este camino  especialmente  cadenas  como Sheraton, B Hotels & Resorts o Starwood.  Nuestra amiga Paula Castejón  nos deja  10 importantes claves de  como diseñar tu propio perfume .
Lo que es evidente es que si  los humanos somos capaces de retener en nuestro recuerdo no mucho más de  200 colores frente a  la posibilidad de retener más de  20.000 aromas, tenemos un  recurso muy a tener en cuenta para  que nuestro negocio forme parte de las VIVENCIAS  de nuestros clientes.
 Digamos que en mi caso fidelizarme como  cliente sería  fácil, aquel Hotel  que fuera capaz de hacerme sentir la VIVENCIA  que  supone   el aroma de Extremadura en primavera cuando la jara, el brezo  y la escoba florecen  pasaría sin duda a convertirse en MI HOTEL de forma permanente.  Seguro que  si lo piensas tu también tendrías un  aroma que seguro  te fidelizaría a ese hotel.
Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑